Paula Rodríguez: “Jaar nos hace preguntas sobre nuestro compromiso hacia el dolor del mundo”

Esta semana se acaba de estrenar el documental “JAAR el lamento de las imágenes”, en distintas salas del país en el marco del programa Miradoc. La directora del filme, Paula Rodríguez, conversó con nosotros acerca del rodaje en que siguió al artista visual por 6 países, entre la Bienal de Venecia y su taller en Nueva York.

Por Matías Castro.

En 17 ciudades del país se exhibirá el primer trabajo documental sobre Alfredo Jaar, que es sin lugar a dudas el artista chileno contemporáneo más influyente en el circuito internacional.

“JAAR el lamento de las imágenes” muestra al artista en su íntimo proceso creativo en su taller, ubicado en Nueva York, junto con sus exposiciones y retrospectivas de su obra en Italia, Argentina, Finlandia, Alemania y Chile.

Paula Rodríguez en el del rodaje del documental

-¿Qué es lo que te atrajo de la figura de Alfredo Jaar o de su trabajo artístico para decidir hacer este documental?

Alfredo me parece una persona admirable, tanto por su propuesta estética como por su actitud ética, ya que para Jaar el mundo del arte es el último espacio de libertad que nos queda. Y desde ese lugar, través de sus obras, nos habla del dolor y de las injusticias del ser humano en el mundo en que vivimos. Desde esta trinchera trabaja como artista, nos interpela y nos hace preguntas sobre nuestro compromiso hacia el dolor del mundo. Entonces, divulgar su obra y su pensamiento me parece que es un gran aporte.

-En el documental aparecen exposiciones de Jaar en distintos países, ¿cómo fue el proceso de rodaje?

Fue un seguimiento que se prolongó durante varios años y a lo largo de seis países. Comenzamos con la retrospectiva que realizó el 2012 en Berlín, “Una estética para la resistencia”, mientras yo aún vivía en esa ciudad. Luego viajamos a Italia para filmar la obra “Venezia, Venezia”, con la que representaba a Chile en la Bienal de Venecia en 2013, y luego en Torino, Finlandia, Chile, Argentina, para finalmente en 2015 filmar en su taller de Nueva York. Creo que este amplio rodaje nos permitió el acceso para  filmar y ver gran parte de sus obras, además de tener el privilegio de observar su proceso de trabajo, su mundo más privado, y ver como se desenvuelve un artista internacional como Jaar en diferentes países, ambientes, situaciones privadas y públicas.

– Compartiste mucho tiempo con Alfredo, ¿qué cosas te llamaron la atención de su personalidad?

Jaar es muy reservado en relación a su vida privada y al concebir  el documental fui muy respetuosa en este aspecto. De hecho la película no se centra en su vida cotidiana privada, sino en su obra, pensamiento y proceso creativo. Me llamó la atención que él es muy exigente y perfeccionista, pero a la vez es claro y transparente. Por otro lado me dejó absoluta libertad como creadora, ya que fue absolutamente respetuoso y nunca intervino, a pesar de lo controlador y riguroso que es con todo lo que tiene relación con su obra. Por lo mismo agradecemos profundamente la confianza que depositó en todo el equipo que realizó el documental.

-¿Cómo crees que influyen estos documentales para acercar a los artistas al público masivo?

El documental, además de dar a conocer parte de la trayectoria del creador chileno vivo más reconocido a nivel internacional, abre las puertas al mundo de este artista extraordinario. El espectador entra a su estudio, a su quehacer, y puede conocer su manera de trabajar, de pensar, porqué hace lo que hace y cómo lo hace. Además que los temas que aborda Jaar son conflictos sociales del mundo en que vivimos, la frontera entre Estados Unidos en México, las minas de oro en Brasil, el genocidio de Ruanda. Nos habla de las relaciones entre los seres humanos en este planeta donde convivimos, que actualmente está enfrentando problemas gravísimos, como el tema ambiental, pero pareciera que preferimos hacer oídos sordos, no ver, no pensar, no sentir. Entonces Jaar, desde el arte, parece decirnos que paremos un momento, miremos lo que pasa, pensemos y sintamos.


Ficha técnica:
Título original: JAAR el lamento de las imágenes.
Año: 2017.
Duración: 78 min.
Dirección y guión: Paula Rodríguez Sickert.
Fotografía: John Marquéz y Enrique Stindt.


Datos de las funciones:
En Cineteca Nacional de Chile y Sala Radicales desde el 5 de octubre.
En Centro Cultural Casona Nemesio Antúnez el 10 y 17 de octubre.
Más información en Miradoc.

Comenta esta publicación y compártela con tus amigos