Nicolás Grum (40): “El humor establece un vínculo democrático con el arte porque apela a códigos comunes como sociedad”

En Galería Patricia Ready el artista presenta una serie de pinturas y pequeñas piezas de técnica mixta, con las que cuestiona el interés de las galerías por resaltar lo novedoso de una obra en lugar de su contenido o reflexión. Y lo hace con bastante humor titulando su exposición “Obra no reciente”, pero aclara que no se trata de un chiste: “La obra puede ser irónica pero debe tener otras capas de lectura que permitan que el humor sea una puerta de entrada hacia lo que estamos buscando detrás”.

[Entrevista y redacción: Matías Castro. Fotos: Galería Patricia Ready]

“En mi trabajo no parto desde un marco teórico o de una serie de principios y conceptos, tampoco empiezo a través de un material o de una técnica necesariamente, sino que parto desde un conflicto. Es eso lo que determina de qué manera voy a intentar aproximarme a la obra, y en ese acercamiento aparecen las técnicas, si va a ser un video o un diorama, por ejemplo.

En este caso es a partir del término ‘obra reciente’, que siempre me ha llamado la atención ya que lo encuentro una especie de lugar común que se utiliza dentro del mundo de las artes visuales, sobre todo relacionado con las galerías comerciales. Por ejemplo decir ‘Juan Pérez, obra reciente’, es lo mismo que anunciar ‘llegó la versión actualizada del artista’; pero no hace ninguna alusión al contenido del trabajo o la reflexión que puede haber detrás de las obras. Ese vacío siempre me interesó y desde ahí empecé a trabajar.

Y como en mi trabajo desde siempre he tenido una actitud de ir un poco a la contra, de jugar con la negación de las cosas, cobró mucho sentido la idea de esta muestra. Ya que se compone de piezas que son de distintos tiempos, algunas tienen de dos años hacía atrás, entonces son ‘Obras no recientes’. Es hacer una alusión o reírse un poco de esta manera de llamar a las exposiciones en estos espacios, ya que esta también es una galería comercial, entonces calza muy bien jugar aquí con ese título.

Por otra parte, esta muestra también está relacionada con la acumulación y la descarga de esa acumulación. Porque con el tiempo hay piezas terminadas, ideas de trabajo o proyectos que no terminaron de desarrollarse que van quedando en el camino, y en la medida en que se van acumulando, se van juntando unos con otros hasta que se empieza a armar una especie de cuerpo de obra paralelo, que es como lo que va quedando, y de pronto eso madura y hace sentido por sí solo. Desde ahí también surge la idea de ver cómo dialogan estas piezas de distintas períodos, de distintas actitudes o momento mentales también, y ver de qué forma pueden trabajar juntas.

En algunos de mis trabajos utilizo el humor, como aquí, y me he dado cuenta que genera un nivel de empatía y conexión que normalmente las obras carecen, ya que muchas veces los artistas generan diálogos con el mundo del arte más que con la gente en general. Entonces siento que el humor establece un vínculo democrático con el arte porque apela a códigos comunes como sociedad. Así, creo que permite generar una primera aproximación del público, y después vienen otras capas y lecturas, ya que si bien hay ironía esto no es un chiste. La obra puede ser irónica pero debe tener otras capas de lectura que permitan que el humor sea una puerta de entrada hacia lo que estamos buscando detrás”.


Sobre el artista:
Nicolás Grum (1977, Chile). Artista visual, licenciado en arte de la Universidad Católica de Chile. Entre sus muestras individuales figuran, “Ni tan Joven ni tan Promesa” (2008), y “Un remoto País” (2011). Entre sus muestras colectivas cuentan, Circuitos y El manifiesto de Santiago, curadas por Philippe Van Cauteren; en “Proyecto Visionarios”, curado por Jorge la Ferla; y en la muestra “El Terremoto de Chile”, curada por Fernando Castro Flores para la Trienal de Chile, con su obra “El Estado de las cosas / Las cosas del Estado”. En el año 2009 participó en la Bienal 798 de Beijing con su obra “Giants do not exist”; en 2010 realiza una residencia en galería Kiosko, Santa Cruz de la Sierra y en ISCP, Nueva York; en 2014 en Sorojtchi Tambo, en La Paz, Bolivia; y el año 2015 en Sculpture Center en Cleveland, E.E.U.U., donde obtuvo el premio “Creative Fusion Artist Resident”. Ha editado dos libros: “Linea Decorativa” (2001) y “No (hacer)” (2012); y su obra está presente en más de una decena de publicaciones, tanto chilenas como extranjeras, y son también parte de colecciones privadas en Chile, Alemania y Holanda y en fundación Kadist, en París y San Francisco.


Datos de la muestra:
En Galería Patricia Ready.
Ubicada en Espoz 3125, Vitacura, Santiago.
Desde el 8 de septiembre hasta el 14 de octubre de 2017.
Horarios: lunes a viernes de 10:30 a 19:30 horas / sábado de 11:00 a 17:00 horas / domingo cerrado.
Entrada liberada.
Más información en Galería Patricia Ready.

Comenta esta publicación y compártela con tus amigos