Muestra “Cría Cuervas” de la artista Gabriela Rivera Lucero

Galería BECH exhibe durante el mes de enero la muestra Cría Cuervas de la artista Gabriela Rivera Lucero, un proyecto que conjuga la fotografía performática y la instalación, a partir de una serie de fotografías de gran formato junto a máscaras elaboradas con piel animal disecadas mediante procesos de taxidermia. La muestra así, establece una crítica ante los modelos de crianza occidentales. 

La artista Gabriela Rivera Lucero, se declara feminista, madre lactivista y vegetariana. Pero sobre todo, muestra en sus exposiciones una constante preocupación sobre temáticas que se relacionan con la deconstrucción de los saberes occidentales. De este modo, tal como lo ha hecho en ocasiones anteriores –como por ejemplo con la muestra Bestiario-, propone interrogar y establecer una crítica ante los modelos de occidentales, en este caso frente a los modelos de crianza y cómo ellos devienen en verdades absolutas que promueven una fracturada relación de afectividad y corporeidad entre madres, padres, cuidadores e hijos.

Así, para sostener tal fundamento y profundo testimonio, la muestra se compone de una serie de siete fotografías digitales en las que se exhibe a una madre, abuela e hija cuervas -como las llama la artista-, o más bien dicho con máscaras que aluden a pájaras bestias. También hay nueve impresiones digitales y una instalación objetual compuesta por tres cabezas de piel disecadas de pavo y pollo, instaladas sobre cajas forradas en terciopelo. De este modo, las máscaras aluden a las “cuervas” y han sido procesadas con piedra alumbre y bórax para su preservación.

Gabriela Rivera, a su vez, se retrata junto a su madre y su hija, reconstruyendo el rito cotidiano de la costura. Es un homenaje a la actividad desempeñada por su madre, que vio ejecutarla toda su vida. Pero también es un reclamo a las maternidades, sobre todo a la transmisión de determinados valores en la crianza de nuestra cultura patriarcal.

Por lo anterior, Rivera busca poner en evidencia las contradicciones de la “victimización”, entendida como relación victima-victimario de la madre, esa madre a la que le sacamos los ojos y de la que no agradecemos sus cuidados.

A partir del conocido refrán “cría cuervos y te comerán los ojos”, Rivera indaga en los arraigados parámetros de crianza occidentales, proponiendo la subversión de modelo tradicional al aceptar la posibilidad de ser “devorada” por su propia hija. Frente a las imágenes tradicionales de la maternidad, aquí la relación madre-abuela-hija se sustenta en la abyección de materialidades y de relaciones ya no basadas en patrones y moldes dados, sino en la sublevación frente a éstos reflejada en la imagen desafiante y amenazante de su hija”,  ha afirmado Soledad Novoa en el Catálogo New Maternalisms.

Finalmente, Gabriela Rivera enfrenta la construcción de un imaginario matrilineal de animales de fantasía llamadas “cuervas” que aborda elaborando máscaras cosidas a mano que posteriormente son fotografiadas. La obra se constituye así, en una serie de procesos como en la elaboración de moldes de yeso de las personas detrás de los personajes a retratar, confección de moldes de piel de madres e hijas, costura de las mismas, sesión de fotografías de madre, hija y abuela en estudio, dándole incluso un estilo cercano al de una fotonarración. Y finalmente las mascarás han sido disecadas mediante la química de la conservación de materia orgánica.


Sobre la artista Gabriela Rivera Lucero:
1977, Santiago, Chile. Es Licenciada en Artes Plásticas, mención Fotografía de la Universidad de Chile (2003), tiene un Postítulo en Arte y Nuevas Tecnologías, Facultad de Artes, Universidad de Chile (2004) y un Diplomado en Fotografía Digital, Pontificia Universidad Católica de Chile (2008).

Su obra indaga en la abyección desde una mirada crítica al patriarcado occidental. Se ha dedicado a explorar el género fotográfico del autorretrato y retrato, lo que la ha llevado a experimentar e interesarse en la performance y utilización de su cuerpo como generador de obra y discurso, buscando en ello generar tensión en torno a rituales vinculados con las convenciones de presentación del cuerpo hacia un otro(a) según la dictadura de lo deseable por la heteronorma.

Su trabajo se  ha exhibido en museos y galerías en Chile, Canadá, Venezuela, España y Estados Unidos. Ha recibido la beca FONDART en cuatro oportunidades y ha obtenido el premio Municipalidad de Viña del Mar en el Concurso de Arte Joven, 2006; y mención honrosa el año 2010.

Entre sus exposiciones colectivas destacamos Desplazamiento Desgaste, Sala de Carga Galería de arte, (2012); Post Mortem, curatoría Guy Berube y Felipe Bracelis,  La Pettite Mort Gallery, Ottawa, Canadá, (2013); New Maternalisms, Maternidades y nuevos feminismos, curatoría Soledad Novoa, MAC, Santiago, (2014). También su exposición individual Bestiario, que se exhibió en el Centro Cultural Estación Mapocho este año 2015, proyecto que elaboraba una reflexión en torno a la violencia de género y el  uso del lenguaje.


Datos de la muestra Cría Cuervas:
En Galería BECH
Ubicada en Alameda 123, Santiago
Desde el 11 hasta el 29 de enero de 2016. 
Horarios: Lunes a Viernes 10 a 19 hrs. 
Entrada liberada
Más información en www.culturalbancoestado.cl

 

Comenta esta publicación y compártela con tus amigos