Festival de muralismo “Muchachitas Pintoras”

Este fin de semana 15 mujeres van a intervenir con sus propios diseños y colores las fachadas de una docena de casas en la Villa Stadium, frente a las canchas del Parque de Los Reyes. Conversamos con las organizadoras Wend y Anis para tener más detalles de este encuentro autogestionado. “Tiene que ver con potenciar el arte femenino, el arte urbano y también poner a la mujer en el espacio público”, dicen sobre la esencia del festival.

Por Matías Castro.

Luego que en 2015 se conociera un grupo de mujeres que pintaban, en el contexto de la muestra colectiva Expo Mujer que se realizó en Providencia, surgió la inquietud de hacer más cosas juntas.

Luego se organizaron como Muchachitas Pintoras y al año siguiente realizaron una convocatoria para exponer en Lira Galería (en Loreto), para conmemorar el Día Internacional de la Mujer: fueron 43 expositoras de varias regiones del país y solo a la inauguración llegaron 500 personas.

Si bien les gustó el resultado en cuanto a convocatoria de artistas y público, les inquietaba el hecho de estar dentro de una galería, ya que casi todas se desempeñan en el muralismo en espacios públicos. “Así que decidimos hacer lo nuestro, que es pintar en la calle, y así surge este festival de Muchachitas Pintoras”, dice una de las organizadoras, Wendy Muñoz (32), que trabaja en una ONG y también pinta los muros de la capital bajo la firma Wend.

Jocelyn Aracena (28), que se hace llamar Anis en las calles, también está en la dirección de Muchachitas Pintoras y se dedica completamente al muralismo en Valparaíso. De hecho ambas trabajan juntas hace unos 10 años en Abusa Crew, y han pintado en distintos países de Latinoamérica y rincones de Chile. En Santiago se pueden ver algunos de su diseños en el Río Mapocho (entre las estaciones de Metro Salvador y Manuel Montt) y en distintos lugares del sector sur de Santiago, como el que pintaron en el Museo a Cielo Abierto de San Miguel. “Como salió en un video de Villa Cariño está súper funao”, cuenta Anis.

– ¿Cómo convencieron a la gente para pintar sus fachadas?

Anis: Tocábamos la puerta de una casa, decíamos que éramos muralistas y que queríamos pintar sus casas para un festival que estábamos organizando. Íbamos con el iPad mostrando los trabajos de cada una y ahí se convencían que era en serio. Igual algunos eran súper tímidos, nos hablaban a través de la puerta y cuando cachaban que era de pintura y mujeres, nos abrían la puerta.

Wend: También nos preguntaban cuánto les iba a costar, no creían que podía ser gratis, que era un regalo para el barrio.

– En la práctica ¿cómo será la comunicación de la artista con los dueños de casa para definir la obra a realizar?

W: Primero se va a juntar cada dueño de casa con la artista, que ya tiene un boceto. Ahí van a tener una conversación para opinar qué les parece. Esto va a ser el día 6 y el 7 se comienza a pintar.

– Además de pintar las casas el evento tiene varias actividades, como talleres de pintura, de sexualidad, música en vivo y performances. ¿Cuál es la esencia del festival?

W: Tiene que ver con potenciar el arte femenino, el arte urbano y también poner a la mujer en el espacio público. Porque venimos de una conciencia histórica que el arte no necesariamente tiene que ver con la mujer, y más aún si es en la calle. Entonces este festival tiene la esencia de mostrar a las mujeres creadoras en todas estas ramas del arte, como música, baile, performances y el muralismo obviamente.

– Además del tema artístico, es una buena vitrina para que las mujeres puedan plantear su visión de los temas que se toman el país, en el que normalmente son relegadas por el discurso masculino.

W: No queremos poner el tema de la mujer sobre los demás, sino que mostrar nuestra forma de ver las cosas, de expresarnos. Porque hay un tema histórico de relegar a la mujer al espacio privado, pero cuando la mujer se pone a crear en la calle y que se vea su trabajo, quiebra esquemas. Además que nuestra óptica es diferente, cuando ves nuestros muros te puedes dar cuenta que hay una sensibilidad distinta, y eso le da a la calle una variedad exquisita.

– ¿Qué comentarios han recibido de los hombres por este encuentro?

A: Hay algunos que nos apoyan, pero hay muchos que nos dicen: “Pero por qué hacen algo solo de mujeres si quieren igualdad”. Entonces es siempre esta pará de querer decirnos cómo hacer las cosas. Pasa que hay muchos eventos que se venden como mixtos, pero hay solo una mujer y 10 hombres, o peor, a veces no hay ninguna. Y también pasa que cuando es mixto los hombres andan molestando a las cabras, se las jotean, les dicen cómo pintar, que el diseño original no es nuestro sino que de algún pololo o cuestiones como: “Te quedó bacán para ser mujer”.

W: Por ejemplo a veces trabajamos con un ayudante que es hombre y cuando terminamos de pintar lo felicitan a él. Que es como un machismo escondido, porque como es políticamente incorrecto ser machista, lo hacen de esta manera, pero es igual de violento porque no reconoce el trabajo de la mujer.

– Da la impresión que hay una revalorización de los murales, al ser incluidos en proyectos del MOP: como los murales del GAM para cubrir la construcción de se nuevo edificio (Sol Guillón y Andrés García), o desde festivales, como el Hecho en Casa, que trajo a Millo para intervenir la fachada de un edificio en el centro de Santiago. ¿Lo ven así?

A: Sí, ha sido como una reivindicación de lo que ha sido el arte público. Pero esto es después de una satanización a la cultura del graffiti, más asociada al aerosol y al hip hop. Toda la gente que pinta bacán, al principio partió haciendo puras rayas que nadie entendía ni le gustaba. De hecho el graffiti estaba en los lugares marginados, aquellos que nadie quería ver. Se encontraban debajo de los puentes po, ahora hay como un boom que ha sido como construir un poco el imaginario de Europa, que aprovechan el muralismo y desde ahí se tuvo como un feed back desde Latinoamérica. Pero igual es extraño, antes no te pescaban mucho y ahora sí. Pero al final el arte público es lo que lleva a la gente a interesarse más en las cosas, porque ocurre frente a él, en las galerías es más elitista, acá no se discrimina a nadie, llega a todos.

W: Tiene que ver con darte cuenta que al estar pintando en la calle cumples el rol de comunicar, de impactar el cotidiano del transeúnte, dar un mensaje más genuino, distinto a estas grandes publicidades que te dicen qué hacer, cómo vestirte, por dónde moverte y cómo ser feliz. Pero también es importante no olvidar que hay un proceso largo, que el que hace ese muro monumental no lo hizo de un día para otro, sino que tuvo años de técnicas, de probar formatos. Quizás el cabro chico que hoy día te raya la pared, mañana puede ser el que te pinte ese muro monumental. Entonces hay que entender que el muralismo de hoy día tiene que comunicarse con el graffiti, que a mucha gente no le gusta.


Datos del Festival Muchachitas Pintoras:
Villa Stadium, en calle Stadium 2, al frente de las canchas del Parque de Los Reyes, Santiago.
Desde el 7 al 9 abril de 2017.
Horarios: de 12:00 a 19:00 horas.
Entrada: gratuita.
Más información en Facebook Muchachitas Pintoras
.

Comenta esta publicación y compártela con tus amigos