Claudio Correa: “El tema del cuerpo me interesa porque es ahí justamente donde se ejerce el poder”

El artista que viene trabajando con las medallas que entregaba Pinochet a sus colaboradores de la dictadura militar, presentó en Ch.ACO Focus -espacio curado por Cecilia Fajardo Hill- una serie de obras en que toma ese objeto histórico y lo inserta en decenas de dentaduras y también lo deja colgando desde un pecho de mujer. Aquí cuenta detalles de su trabajo, que llamó la atención del público en Ch.ACO 17.

[Por Matías Castro. Fotos: Claudio Correa]

-Háblame de las medallas con las que realizas tus obras.

Son dos medallas, una que se llama “11 de septiembre de 1973”, que es la que está incluida la gente que participó en el golpe de Estado y se les premió por servicios distinguidos. La otra se llama “Misión Cumplida”, que es para los colaboradores de la dictadura, como un último acto de Pinochet de premiación o condecoración.

-Habías trabajado con estas medallas “al mérito”, por así decirlo, en fotografías y escultura, ¿por qué ahora las integras al cuerpo?

Es que las medallas en sí son un ornamento corporal, pero más que medallas al mérito, son todas medallas de guerra, en este caso corresponde a la guerra sucia de la dictadura. Y el tema del cuerpo me interesa porque es ahí justamente donde se ejerce el poder.

-En “Bling Bling” colocas las medallas en la boca. ¿Por qué elegiste esa parte del cuerpo?

La dentadura se ocupa como último recurso forense para la identificación de personas, por eso me interesaba trabajarlas. De hecho, todas las hice yo, ya que hay una cuestión de manualidad artesanal que me interesa introducir dentro del oficio que es la gran historia. En este caso sería pensándolo en la ornamentación institucional, pienso en las medallas, que es todo abordado desde la orfebrería, y al meterme en eso me da la posibilidad para hacer detalles que corresponden a una pequeña escala, por lo que de ahí vienen unas lupas que pueden señalar esos detalles.

-Algunos de los detalles son unos insertos de piedras preciosas, que de alguna manera embellecen las dentaduras.

Más que embellecidas, yo diría que ese tipo de ornamentos cosmetizan aún más las prótesis dentales, paradójicamente ese tipo de incrustaciones en los dientes están en la misma línea estética y material de estas nobles medallas: metal y piedras preciosas. Opino que si los militares fueran fieles a sus idearios estéticos, todos deberían usar bling bling en sus dentaduras, así se verían aún más temibles, jaja.

¿Y colocar la medalla colgando del pezón en “Misión Cumplida”?

El hilo de la cadena engancha el pezón de la escultura con el de la figura que aparece en la medalla. La cadena une pezón con pezón, el pezón idealizado de la representación de la medalla “Misión Cumplida”, con el sensual vaciado de un pezón a escala real. Mi idea era que se viera primero el seno descontextualizado, y que a través de la cadena se vinculara al contexto fascista que posee la medalla real


Sobre el artista:
Claudio Correa 
nació el 27 de Julio de 1972 en Arica, Chile, y a los 12 años se mudó a Santiago junto a su familia. Entre los años 1993 y 1996 estudió Licenciatura en Artes con mención en Artes Plásticas en la Universidad de Chile y luego, entre 1997 y 1998, continúo su formación al realizar el Magíster en Artes Visuales en la misma casa de estudios. Ha ejercido como académico en la Universidad Austral de Valdivia, en la Universidad Diego Portales y en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Entre sus muestras internacionales destaca su participación en la VIII Bienal de la Habana (2003) y en la Bienal de Shanghai (2004), siendo además, invitado a participar en exposiciones en otros países como Alemania, Argentina, Estados Unidos, Francia, Holanda, Suecia, Uruguay y España. El año 2013 fue seleccionado por el curador José Roca para participar en la residencia FLORA ars+natura en Colombia.

Comenta esta publicación y compártela con tus amigos