[Artespacio Joven BBVA 2017] Santiago Cancino: “Como artistas necesitamos utilizar más materiales y la industria es quien los produce actualmente”

El artista obtuvo el primer lugar de este importante concurso de arte joven con su obra “Fosa”, que se presenta en la muestra colectiva con los otros trabajos destacados hasta el 4 de noviembre en Artespacio. Cancino (35), viene del mundo del dibujo y el grabado, pero son sus objetos con materiales industriales los que han llamado la atención del público y que han sido premiados tanto en Chile como en el extranjero (Art Lima 2017, Colección Ca.Sa). “Si a cualquiera de nosotros en Sagrada Mercancía nos pusieran a cargo de una industria, quizás qué materiales o qué objetos podríamos producir ahí, imagínate”, cuenta animadamente.

[Por Matías Castro. Fotos: cortesía del artista y Artespacio]

“En el colegio me hacían buscar salmos que después tenía que comentar, entonces me iba en una especie de viaje reflexivo. En los últimos años era un alumno rebelde, pero parece que a los profesores les gustaban mis comentarios religiosos y por eso no me expulsaron”, cuenta Santiago Cancino al recordar sus días en el Patrocinio San José, en el barrio Bellavista. Época difícil en que el artista no se sentía cómodo en el colegio y se refugiaba en el dibujo, ya fuera para defenderse del bullying de sus compañeros con divertidas caricaturas, o llenando croqueras y murallas de la comuna de Independencia con sus graffitis que firmaba como “=HSC=”.

Ahora, con 35 años y luego de obtener el primer lugar del concurso Artespacio Joven BBVA 2017, este joven artista chileno ya no tiene que salir al pizarrón para hablar de textos y visiones religiosas, sino que lo hace sobre su obra. Que se compone de trabajos que partieron desde dibujos y grabado, y que ahora último ha traspasado al volumen en una serie de objetos (construidos principalmente con materiales industriales) que nacen de investigaciones en torno a máquinas de tortura y detalles de construcciones en cementerios y edificios estatales de Santiago.

-En abril Colección Ca.Sa destacó tu trabajo en Art Lima y ahora acabas de recibir este premio en Galería Artespacio. ¿Cómo recibes estos reconocimientos y la creciente atención en tu obra?

Soy bien tranquilo, a veces como un ermitaño. Voy a mi taller, me junto con mis amigos de Sagrada Mercancía y luego me sumerjo nuevamente en esas problemáticas, que vienen del dibujo. Por eso ha sido extraño ganarme estos premios , que gente que es desconocida para mí me reconozca, eso me descoloca porque siempre me he aislado para seguir investigando. Por ejemplo en la feria (Ch.ACO 17) escuché: “Mira, ese es Santiago Cancino”. Fue muy extraño, lo veo en tercera persona, como si no fuera yo. Así que no podría decirte que me he sentido genial, pero sí estoy muy agradecido que se reconozca el trabajo que he hecho, eso es algo que me gusta.

-Tus inicios son con el dibujo y el grabado, pero los premios son por tus objetos. Imagino que esto también te resulta extraño.

Claro, porque toda mi relación ha sido con el dibujo y lo que se ha premiado es otra cosa, es volumen. Pero si lo piensas también se relaciona, ya que cuando veo los volúmenes siento que son cosas que están en procesos muy vivos y tengo que seguir procesándolo aun más. Y esa es mi metodología de dibujo, hago uno y voy pasando de hojas, hasta hacer una serie que me permite procesarlos completamente en varias vistas. Con el volumen uno se demora mucho más, entonces es mayor ese sentimiento de que falta otra obra por realizar, como una ansiedad por hacer más cosas. Así que me alegra que ahora me reconozcan por estas obras, pero yo ya estoy pensando en hacer otras.

De la serie Graso

-El concurso Artespacio Joven BBVA 2017 destacó “Fosa” (Pieza N°5 -1/2), háblame de este trabajo.

Venía de realizar “Graso” (Art Lima), que estaba enfocado en generar artefactos que eran finalmente un sistema de construcción, similar a partes de máquinas de tortura. Ahí hay una relación entre máquina y muerte, que hacen que empiece a centrar mi investigación en el mobiliario de cementerios. Me interesó el lugar porque empecé a ver una serie de nichos grandes que tenían mucha simbología, sobre todo del casco antiguo del Cementerio General, y que pertenecían a las familias adineradas, de cierta escala política. Vas a esos nichos que son como pequeños edificios, tienen fortificaciones de hierro y símbolos totalmente simples en su construcción. Ahí entendí que eso también está en los edificios públicos y estatales, y me interesó mucho más al encontrar ciertos patrones de simbología que utiliza el Estado para definir su “poder”, por ello voy al centro de Santiago a tomar fotos a diferentes edificios de gobierno: me llaman mucho la atención los manillares, los recubrimientos de las fachadas, las puertas, las bisagras, también las rejas que protegen las ventanas, etc. Me interesa investigar la figura de cómo se muestra la idea de Estado a una sociedad, y la mezcla de materiales marca un pie de inicio.

-Aun así la llamaste “Fosa”.

Sí, me pregunté ¿qué lugar no tendría esa carga simbólica? ¿Qué lugar no se quiere mostrar? Y eso me llevo a pensar en una fosa común, que es la relación con algo que no tiene ninguna gloria, que solo es el hoyo donde van y arrojan un cuerpo cualquiera. Eso es algo que hizo cuestionarme.

-Háblame de los materiales que usaste: mármol y hierro.

Yo vivo en Conchalí y cuando tengo que ir a diferentes puntos de Santiago centro voy en bicicleta, o a veces paso caminando, y me pongo a tomar fotos en esos recorridos, lo que derivó en que me enfocara en los recubrimientos de edificios antiguos, donde el mármol toma un rol principal dependiendo de la importancia del edificio. Además que al llegar al centro, después de transitar por el Cementerio General para acortar camino, me producía un contraste cuando veía el mismo material ocupado en las lápidas. La mezcla de este material junto al hierro es muy antigua y cuando estos elementos se juntan en una construcción, el hierro, que se encuentra en todos lados para solucionar todo tipo de cosas, es definido como un material común que adquiere protagonismo, como si fuese más importante el mármol que el hierro para definir esta época.

De la serie Fosa

-En tus trabajos actuales, y en general de los integrantes y expositores de Sagrada Mercancía, hay un constante interés por trabajar con materiales industriales. ¿Por qué?

Que ocupemos materiales industriales es una especie de inspiración. A veces vamos caminando y vemos un andamio que nos gusta mucho, porque tiene unas patas muy gruesas y unas ruedas increíbles. Nos llama la atención encontramos con estos objetos funcionales, alejados de una estética decorativa, pero que al mismo tiempo tienen mucha belleza en la simplicidad que los conforma. Entonces que ocupemos materiales industriales es también lo que está sucediendo en tu propia actualidad, en que hay varios tipos de plástico, de goma, de concreto, etc. Bien lo sabían los Minimalistas. Creo que el artista ya se establece como una máquina de producción, que si bien parte importante de su producción tiene que ver con el tema de su investigación, también tiene mucha importancia cómo esa investigación se sintetiza en el material que se usa. Encuentro que ya no podemos estar con los materiales clásicos, como artistas necesitamos más materiales y la industria es quien los produce actualmente. Si a cualquiera de nosotros en Sagrada Mercancía nos pusieran a cargo de una industria, quizás qué materiales o qué objetos podríamos producir ahí, imagínate.

-¿Qué es lo primero que harías?

Un puente mecano gigante.

-Podría servir para el reemplazar al puente del río Cau Cau, en Valdivia, que todavía no funciona correctamente.

Claro, pero lo haría con puros fierros eso sí, que se muevan, jaja. Pero la verdad es que no sé qué podría pasar, quizás me queda la misma embarrada que hay ahora. Bueno, si eso pasa lo establecería como una acción de arte, entonces sería entretenido, ese error lo podría ocupar a mi favor. La función tiene que ver con los conceptos y los objetivos. Desprenderle la funcionalidad a un puente seria la mío.


Sobre el artista:
Santiago Cancino (Santiago 1981) Licenciado en Artes Visuales con Título de Grabador en la Universidad de Chile, desarrolla su producción a partir de sus conocimientos gráficos, modalidad que caracteriza sus métodos y procedimientos aplicados a técnicas de dibujo, pintura combinadas con instalaciones eléctricas y sonoras. Su proceso de investigación de obra se articula inicialmente sobre papel y planchas de metal para luego su desplazamiento a la construcción de objetos. Su desarrollo profesional ha estado inscrito como asesor y editor de ediciones colaborativas e investigador en el área pedagógica educacional en la inserción de técnicas gráficas en diversas edades, desde el 2008. A participado en exposiciones colectivas como “XI Bienal Internacional de Grabado Caixanova” 2010 (España); Exposición “Grabados Fundación Marcos Bontá Museo de Arte Contemporáneo (MAC)” 2013 (Chile) entre otras. “Ensordo” exposición individual en el espacio Sagrada Mercancía (2014); colectivo al cual hace ingreso como Codirector el año 2015 hasta la fecha.


Datos de la exposición:
En Galería Artespacio.
Ubicada en Alonso de Córdova 2600, Vitacura, Santiago.
Desde el 6 de octubre al 4 de noviembre de 2017.
Horarios: lunes a viernes de 10:00 a 20:00 horas / sábado de 11:00 a 14:00 horas. 
Entrada liberada.
Más información en Galería Artespacio.

Comenta esta publicación y compártela con tus amigos